LA RUTA BEDUINA EN MARRUECOS Y ESPAÑA. 2017

Comenzamos recorriendo la Ruta de Beduinos, árabes y beréberes y a través de su historia, descubriendo como la mentalidad del mundo Arabe cambió con el mensaje del profeta y comenzó su expansión por el norte de Africa llegando al extremo occidental, ahí donde se pone el sol, que es lo que significa Magreb.

Comenzamos por Casablanca y la bella ciudad costera de Esaouira que nos transportó a los tiempos de Fenicios, Griegos y Romanos que comerciaban con estos confines para avanzar luego hacia Marrakesh, que fuera una de las capitales del Imperio de Almoravides y luego Almohades.

Luego desde Marrakesh partimos rumbo al Atlas, las cadenas de montañas que dividen Marruecos entre su parte occidental y oriental para ir al encuentro del desierto; del Sáhara Marroquí, en donde pudimos conocer los pueblos Imazighen, conocidos como Beréberes que con su cultura y tradiciones aún subsisten en lo más hostil del desierto.

En menos de 300 kilómetros las arenas del desierto dan paso al ascenso del Medio Atlas que nos recibe con un extraordinario bosque de cedros y una nueva gama de colores y también de pueblos que nos van acercando a Fes, la que fuera capital cultural de Marruecos.

Cerramos nuestra conquista del Magreb cruzando el estrecho de Gibraltar desde Tánger hacia Algeciras, no sin antes habernos perdido en el maravilloso pueblito de Chefchaouen en donde el azul es dueño y señor.

Como beduinos cruzamos el estrecho y saboreamos la espaciada mezcla de culturas y religiones que se concretan en la extraordinaria Mezquita de Córdoba, y por su puesto en el esplendor indiscutido de la Alhambra, en donde los cuentos de las mil y una noche quedarán en nuestras retinas para siempre.