¿POR QUE CONTRA IRÁN SI, Y CONTRA COREA DEL NORTE NO?

Más de alguien se tiene que haber preguntado, ¿porque EEUU está tan empecinado en ir contra Irán y sin embargo, frente a un Kim Jong Un, con quien se dedica a organizar visitas de estado que no generan absolutamente ningún avance en los acuerdos, y peor aún, continúa haciendo pruebas de lanzamientos de misiles, no hay reacción de parte de EEUU?

La respuesta no es sencilla, pero es a la vez evidente y hace falta saber un poco de historia para enfocarla correctamente…

En el caso de Corea del Norte, EEUU ha dejado este país más bien abandonado a su suerte hace ya más de 66 años, cuando se firmó el Armisticio entre las dos Coreas en 1953, tratado en el que EEUU participó como garante. Hoy en día, los dos encuentros entre Donald Trump y Kim Jong Un no han sido más que visitas protocolares con buenas palabras, pero en concreto, con ningún avance serio en materia de desnuclearización de la península. Al contrario, después de la primera cumbre en la que se reunieron en Vietnam en febrero de este año, el líder Norcoreano ha realizado más de una prueba de misiles y armas tácticas.

Corea del Norte realiza nuevo ensayo con arma táctica teledirigida.  Abril 2019 BBC Mundo

Corea del Norte lanza misiles de corto alcance. Mayo 2019 BBC Mundo

La situación en Corea del Norte es dramática; su población vive absolutamente dominada por un régimen que no permite ningún tipo de libertad de expresión y mucho menos, respeta los DDHH. Sin mencionar las condiciones de acceso a salud, alimentos o libertades civiles. Aún así, EEUU mantiene silencio después de dos vitoreadas reuniones que no nos han adelantado ni un solo paso respecto a estos problemas.

Les recomiendo el documental de Netflix sobre Corea del Norte. THE PROPAGANDA GAME. Búscalo en el link de Documentales y Series recomendados de este blog.

Por qué entonces, ¿Donald Trump mantiene abierto el diálogo con Kim Jong Un?… Sin duda, su principal interés es poder alardear sobre el que considera uno de sus mayores logros en RREE; él fue el primer presidente americano en reunirse con un líder norcoreano, pero además, el primero en pisar norcorea cruzando la frontera desde Sur Corea al norte. La segunda derivada de esta relación, es China. Norcorea aparece como una pieza importante en el tablero de las negociaciones con China, ya que la potencia asiática, es el primer sostenedor de la dictadura norcoreana y los alcances de los posibles acuerdos pasan por incluir e involucrar a China dentro del concierto internacional de su vecindario.

Los acuerdos inmediatos, no son algo que preocupe a la administración Trump, pero sí marcar presencia en Asia, y sobre todo en la zona de influencia China, es vital para los nuevos proyectos que se gestionan en la región.

Irán, sin embargo, es otro escenario…
Actualmente no posee las condiciones dramáticas de la población en Norcorea. Al contrario, su gente tiene muchas más libertades aseguradas por un sistema político democrático basado en una teocracia islámica de corte chiíta, la que les permite acudir a las urnas y elegir su parlamento, presidente y asamblea de expertos. Los que a su vez están regidos por las autoridades no electas de carácter religioso. Para muchos analistas, un logro político que logra mezclar correctamente la “democracia” con las necesidades del Islam.
Las mujeres estudian en las universidades, trabajan, compiten en los Juegos Olímpicos, y tienen derecho incluso a pedir el divorcio de manera unilateral. Lo que en otros países musulmanes sería imposible. En Arabia Saudita de hecho, en donde las mujeres recién pueden manejar o salir solas de sus casas desde hace menos de dos años!

Entonces… ¿porqué la insistencia y agresividad de Donald Trump con Irán?
La respuesta obvia sería el enriquecimiento de uranio que Irán ha venido desarrollando en los últimos años desde que fueron denunciadas las plantas de Natanz y otras ciudades en el 2005. Lo que generó la robusta respuesta de la UE y EEUU para evitar que Irán lograra a futuro armas nucleares. Pero la verdad va mucho más allá…

Irán fue la gran apuesta y la gran inversión de EEUU durante los años de la Guerra Fría, en los que EEUU estaba decidido a convertir el país en su centro de operaciones en Medio Oriente, instalando una embajada de proporciones gigantescas dotada de cientos de personas al servicio del espionaje regional y de mantener resguardados los intereses americanos en la zona. Así mismo, se preocupó de formar y fortalecer el ejército Iraní durante los 25 años que sostuvo en el poder al Shah Mohamed Reza Pahlevi, invitando a coroneles y generales a formarse militarmente en EEUU por al menos 5 años. La inversión no fue menor, EEUU estaba convencido de que Irán sería su bastión en medio oriente por siglos.

Sin embargo, no contaba el empoderamiento de Ruhollah Jomeini, clérigo chií, considerado un teólogo del más alto rango, quien alzó su voz para protestar contras las medidas pro occidentales del Shah, además de contra lo que consideraba una injerencia excesivamente liberal de EEUU en el país.
La fuerza de Jomeini, como recordarán, terminó en la Revolución Islámica, que triunfó en enero de 1979, cuando lograron a través de protestas sucesivas la abdicación del Shah, quien huyó a Egipto primero y luego pidió asilo en EEUU, en donde fue finalmente recibido.

Jomeini terminó en el poder, tan extasiado con su propio triunfo que decidió exportar su revolución hacia los países vecinos con mayoría chiíta. Fue entonces cuando comenzaron los problemas con Irak, en donde gobernaba desde Julio de 1979, Sadam Hussein, laico pero de origen sunita, que comenzaba una brutal dictadura sobre un país mayoritariamente chiíta. Lo que vino fue la guerra entre Irán e Irak a comienzos de 1980, en donde EEUU intentó por todos los medios de dar la victoria a Irak para lograr destituir a Jomeini y restablecer su poder en Irán.

Esa es la razón de fondo, a mi modo de ver, de mayor peso respecto de la política exterior de Estados Unidos en relación a Irán actualmente. EEUU no ha podido perdonarse la pérdida de una bastión político, militar y de inteligencia de semejante envergadura, y menos el haber intentado recuperarlo tantas veces sin éxito.

Si a eso agregamos que Irán ha seguido empoderándose en la región, disputando el rol hegemónico con Arabia Saudita, el gran socio comercial de EEUU, y ha decidido intervenir en Siria, apoyado por Rusia… las razones de la furia política de EEUU aparecen claras como el agua.

No importa cuan cierto sea si Irán está o no enriqueciendo uranio para armas nucleares o para planes de energía propia. Y nos permitimos al menos tener ciertas desconfianzas en los reportes de inteligencia de EEUU, al menos eso después de la descomunal farsa de las armas químicas en Irak, como recordarán en 2002 y 2003, que fue la excusa para entrar en Irak en la era Bush hijo.
No importa lo que haga Irán para llegar a acuerdos con la Unión Europea o con quien sea. La administración Trump quiere a toda costa lograr derrocar a un gobierno que pasó de ser la joya de su corona en los años ’60 y ’70 a la gran piedra en su zapato en Medio Oriente. Y es una tensión que está decidido a mantener en estos días con los acontecimientos en las aguas del Golfo Pérsico.
Sobre todo por que su gran Aliado, Arabia Saudita, exige ciertas lealtades para mantener los lucrativos negocios que hay entre ambos países actualmente, lo que se ha visto claramente reforzado por el silencio de Trump respecto a los cuestionamientos del heredero al trono Saudí en el caso Kashoggi.

En fin, les dejo el interesante artículo a continuación para dar una mirada general al actual y preocupante escenario del medio oriente y el rol de EEUU.

Cómo Estados Unidos se está retirando de Medio Oriente. Julio 2019 BBC Mundo

 

Extraordinario e interesantísimo resumen… muchas gracias.

Carlos Daroch

 

Mil gracias por tu tan entretenido e interesante artículo. 

Cariños, Maria Ignacia Echeñique

 

Buenísimo artículo y muy claro.

Julia Echeverría

 

Me quedó claro. Tiene que tener buenas relaciones con los dos. Qué pena que esté abandonando Irán, ha cedido muchos espacios estratégicos.

Mónica Abogabir 

 

Muy interesante artículo, María José. Gracias por compartirlo. Fue un tremendo gusto verte tan bien ayer, cariños Marita


 

Aprovecho de recomendarles este Taller de Liderazgo en la Universidad de los Andes que imparte 20 NUDOS, una empresa que está a la vanguardia del coaching y liderazgo empresarial en Chile!
LOS DEJO INVITADOS A ESTE INTERESANTE TALLER DE LIDERAZGO! IMPERDIBLE!